domingo 5 de abril de 2020

Un tercio de los consumidores prefiere marcas sustentables

Un sondeo internacional realizado por Unilever determinó que se extiende la demanda por artículos producidos según un propósito social o ambiental.

El 33 por ciento de los consumidores consultados prefieren adquirir marcas que tienen un propósito social o ambiental, según un relevamiento internacional difundido este domingo.

Los compradores eligen marcas sobre la base de su impacto social y ambiental, además de indicar que hay una oportunidad de €966.000 millones (USD 1.034 millones) para las marcas que apuesten por la sustentabilidad.

La muestra alcanza a 20.000 adultos de distintos países y estudia cómo la sustentabilidad impacta en sus decisiones de compra, brindando una noción más precisa de qué compran y por qué lo hacen.

Los resultados confirman el interés de los consumidores por aquellas marcas que tienen un impacto social y medioambiental positivo: el 21% de los encuestados afirmaron que elegirían las marcas que presenten de forma más clara su compromiso sustentable en sus envases y en sus campañas, lo que representa una oportunidad potencial de €966 mil millones de un mercado total de €2,5 billones de bienes sustentables.

El estudio brinda una oportunidad sin precedentes para las empresas que apuestan por la sustentabilidad, sostiene Unilever.

Algunas de sus marcas que integraron la sustentabilidad en su propósito y sus productos, como Dove, Knorr y Ben & Jerry’s, lograron casi la mitad del crecimiento global de la compañía en 2015 y crecen un 30% más rápido que el resto del negocio.

«El estudio demuestra que la sustentabilidad se convierte en un eje troncal, no solo para la sostenibilidad de la compañía en el tiempo sino también por la propia demanda de sus consumidores», afirma Karen Vizental, vicepresidente de Comunicaciones Corporativas y Sustentabilidad de Unilever Latinoamérica.

Sostiene que «las marcas ya no pueden continuar con una estrategia de comunicación tradicional, en donde las características y beneficios del producto sean el eje, sino que tienen que tener un comportamiento más holístico, multidimensional; y contemplar aspectos sociales, ambientales y económicos. Aquellas marcas que tengan un propósito son las que tendrán un futuro».

El estudio también revela que la tendencia de las compras responsables es especialmente mayor entre los consumidores en las economías emergentes que en los mercados desarrollados.

Se identificaron dos posibles razones que explican este comportamiento: a causa de la exposición directa a los efectos negativos de las prácticas no sustentables, como la escasez de agua y energía, la pobreza alimentaria y la mala calidad del aire y, en segundo lugar, las normas sociales.