martes 10 de diciembre de 2019

«No hay que nivelar para abajo»

En audiencia pública, gremios aeronáuticos criticaron a las aerolíneas de bajo costo. Gremios aeronáuticos manifestaron sus reparos y advertencias ante la inminente llegada al país de estas aerolíneas para operar rutas domésticas, en el marco de la audiencia pública para discutir la concesión de servicios de cabotaje e internacionales que se llevó a cabo en el Teatro de La Ribera, en el barrio porteño de la Boca.

Los gremios presentes en la audiencia también cuestionaron las condiciones en las que se han planteado los planes de negocios de las empresas aéreas que han manifestado su intención de operar localmente y defendieron el trabajo de Aerolíneas Argentinas y Austral.

Ricardo Cirielli, secretario general de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), instó a funcionarios nacionales a que “no se metan con Aerolíneas y Austral porque nos van a encontrar no solo en las calles sino enfrentándolos a todos ustedes. No vamos a permitir que este gobierno o el que venga pretenda cerrar las empresas para darles ese mercado a otras empresas».
“Ahora que está en manos del Estado y cumple un rol social es cuanto más la tenemos que defender”, remarcó el gremialista.

Cirielli cuestionó la falta de “exista la infraestructura necesaria», indicando que «hoy los aeropuertos no tienen capacidad para abarcar mayor cantidad de aviones y el ejemplo más concreto es Aeroparque, si se ponen más empresas, pero no se adecua la infraestructura agrandaremos el problema”. “Lo mismo –agregó- ocurre con los sistemas de control de tránsito aéreo, seguimos teniendo equipamiento antiguo y obsoleto y esto hace a la seguridad del transporte aéreo. Imaginemos poner más aviones en vuelo con esta infraestructura y sin inversión de tecnología”.

El gremialista pidió además “no igualar hacia abajo las reglamentaciones aeronáuticas”, aduciendo que “el tema seguridad es fundamental para cualquier empresa que quiera radicarse en el país”.

Por su parte Juan Pablo Brey, secretario general de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), apuntó que desde su gremio vienen “hace años diciéndole no a los cielos abiertos porque es una política que atenta contra las fuentes de trabajo y las compañías nacionales”.

biro

Indicó que van a seguir “defendiendo el trabajo digno, el que dignifica, y por eso nos manifestamos contra la precarización, la flexibilización. Muchas empresas de bajo costo pretenden que los trabajadores sean la variable de ajuste. Nosotros en los últimos años hemos firmado tres convenios colectivos de trabajo, con la empresa Andes, Lan y Sol, y hoy el 100% de los tripulantes de cabina están amparados bajo un convenio colectivo. Por lo tanto, pretendemos que las empresas que quieran operar, se sientan con los sindicatos a firmar un convenio colectivo de trabajo”.

Y coincidió con Cirielli en cuanto a que van “a seguir defendiendo Aerolíneas y Austral, como líneas de bandera y del Estado, y a los 12.300 compañeros que se encuentran en ellas”.

En la misma sintonía se manifestó Pablo Biro, titular de APLA (Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas), quién pidió que no se legisle en desmedro de las líneas de bandera. “No estamos en contra de la expansión –dijo Biró- pero no en desmedro de Aerolíneas o Austral” y reclamó “no nivelar para abajo, al tiempo que solicitó “prudencia” las autoridades a la hora de tomar las decisiones finales.

Anticipó que el gremio que encabeza va a impugnar “las autorizaciones que no se ajusten a derecho. Tenemos problemas serios y necesitamos personas serias para las soluciones”, destacó.
En la misma línea se pronunciaron los dirigentes Edgardo Llano, de la Asociación de Personal Aeronáutico (APA), y Genaro Trucco, secretario adjunto de la Unión de Pilotos de Líneas Aéreas (UALA).