domingo 31 de mayo de 2020

PROHÍBEN ANTIBACTERIALES EN PRODUCTOS DE ASEO

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) emitió ayer una resolución en la que prohíbe el uso de sustancias antibacteriales en productos de aseo personal, “como jabones líquidos, jabones en barra, espumas, geles y todo otro producto de aplicación tanto en manos como en cuerpo, diseñados para usarse con agua y enjuague posterior”.

La disposición 13832/2016 prohíbe el uso de ocho sustancias en este tipo de productos y limita la concentración máxima autorizada de triclosán, utilizado normalmente en dentífricos, enjuagues bucales, desodorantes, polvos faciales, cremas correctoras y productos para limpieza de uñas.

En dicha resolución, la ANMAT advierte que “recientemente la FDA (Food and Drug Administration) ha emitido una monografía definitiva que prohíbe la comercialización de productos antisépticos de venta libre para el lavado de manos y cuerpo que se enjuagan con agua”, también agrega que dicha medida se basó “en datos científicos que indican que la exposición a largo plazo a ciertos ingredientes activos usados en los productos antibacteriales podría presentar riesgos para la salud como la generación de resistencia a antimicrobianos y efectos hormonales”.

En el documento de la FDA también se establece que «no existen estudios clínicos que avalen una eficacia superior por parte de estos productos frente a los jabones no antibacteriales en la prevención de enfermedades o en la reducción del riesgo de infecciones cuando son utilizados en el ámbito del hogar y en lugares públicos».

La medida dispuesta por la ANMAT otorga 24 meses a la industria para adaptarse. Y las sustancias prohibidas en ciertos productos antibacteriales cosméticos son: cloflucarban, fluorosalan, hexylresorcinol, amiltricresoles secundarios, cloruro de metilbencetonio, oxicloroseno de sodio, triclocarban y triclosan.

En esta última sustancia (triclosán) su uso para productos como dentífricos, enjuagues bucales, desodorantes, cremas y otros productos cosméticos, se limitó la concentración máxima autorizada. Y su uso quedó prohibido en aerosoles y demás productos que no sean los explícitamente autorizados. Una vez cumplidos los dos años que tiene la industria para adaptarse, la ANMAT advierte que «no podrán introducirse en el mercado productos que no cumplan de manera integral con la presente normativa».

Fuente: Clarín.com