jueves 6 de agosto de 2020

Centro de Operaciones de Emergencia Santa Cruz

La provincia de Santa Cruz, recibió el segundo embate del COVID-19, iniciando una nueva cadena de contagios que resultó mucho más fuerte que la inicial.

Ante el rebrote de coronavirus que enfrenta la provincia patagónica, el comandante de la XIra Brigada Mecanizada, propuso a las autoridades provinciales y municipales, la creación de un Centro de Operaciones de Emergencia para monitorear, planificar y coordinar actividades tendientes a contener o mitigar la pandemia.

En este marco, ordenó a la Compañía de Inteligencia Mecanizada 11, que expusiera los productos de seguimiento de la crisis causada por la pandemia, con la que apoya las decisiones del Comando de la Zona de Emergencia “Santa Cruz” (CZESC).

Las cartas de situación, la elaboración de estadísticas, los modelos de proyección de contagios, el apoyo meteorológico, etc., y la operación de tableros de control propios de la subunidad, son algunos de los productos mencionados.

Ante la respuesta positiva de las autoridades municipales y provinciales, el 21 de julio, se conformó en instalaciones municipales, el Observatorio Municipal para la Pandemia (OMP), con la participación del Ministerio de Salud de la provincia, de la Policía de Santa Cruz, en representación del Ministerio de Seguridad, la Municipalidad de la Localidad de Río Gallegos, y el Ejército Argentino.

En este sentido, la Compañía de Inteligencia Mecanizada 11 recibió la orden de contribuir con la organización del Observatorio, asesorar sobre los protocolos a elaborar para su funcionamiento, contribuir con procesamiento de la información y con su difusión. Asimismo, el Jefe de la Compañía opera como enlace entre el CZESC y el Observatorio.

Para cumplir con la misión ordenada, la Ca Icia Mec 11, actualiza diariamente los productos con los que asesora a las autoridades mencionadas para facilitar la toma de decisiones sobre las políticas que se adoptarán para contribuir con el plan sanitario de lucha contra la pandemia.

El Centro Integrador de Inteligencia, en particular en actividades referidas a Ambiente Geográfico y Meteorología, aportó, no solo los productos mencionados previamente, sino la vasta experiencia para el procesamiento de la información y la difusión de la “inteligencia” resultante, habiéndose convertido en un elemento esencial dentro del observatorio.

Esta crisis, más allá del flagelo que significa, ha otorgado la oportunidad de trabajar con escenarios reales, situación que ha contribuido ampliamente a la preparación del personal integrante de la subunidad más austral del Sistema de Inteligencia del Ejército; sin tiempos, sin descanso, y con el sólo objetivo de cumplir con la misión impuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *