jueves 29 de octubre de 2020

Día del arma de Caballería

Hoy, 23 de abril, se festeja en el Ejército Argentino el día del Arma de Caballería en homenaje a su Santo Patrono San jorge.

El Jefe del Estado Mayor General del Ejército dedicó estas palabras por el mismo. 

Conmemoramos hoy el día del arma de Caballería y de su Santo Patrono San Jorge. Lo hacemos en este momento tan particular, que encuentra a todo nuestro Ejército trabajando, como núcleo duro de la operación “General Manuel Belgrano”, en apoyo a la lucha contra el covid-19.

El protagonismo de los soldados de Caballería en nuestra historia ha dado incontables muestras de sobresaliente actuación militar y de coraje. Héroes de la talla de Juan Bautista Cabral, Juan Lavalle, José María Paz y Federico Brandsen, guerreros de a caballo con un carácter especial, que contribuyeron a hacer nuestra Patria independiente. San Lorenzo, Riobamba, Junín, Ombú y las batallas decisivas de Chacabuco, Maipú e Ituzaingó todavía hoy resuenan como ejemplos del arrojo y valor del soldado de caballería. Igualmente destacable fue la actuación de nuestra caballería en la defensa de los cuarteles en Azul y la Tablada, y durante la guerra de Malvinas.

Con el paso de los años, la caballería se destacó también por su capacidad para adecuarse a los avances tecnológicos mundiales. Con la incorporación del blindado transformó sus estructuras, organización y doctrina, pero sin modificar la identidad de un arma marcada por el coraje y la resolución; atributos que aún distinguen a sus integrantes.

La caballería es un arma que en la actualidad está presente en casi todos los ejércitos del planeta. Sus funciones son ante todo ofensivas, independientemente de la operación táctica de que se trate. Adicionalmente, desarrolla misiones de exploración, seguridad y economía de fuerzas.

El espíritu singular de la caballería argentina es el resultado de la fusión de su misión histórica en el combate con las particularidades de nuestra geografía y de una historia en la que protagonizó innumerables hazañas y grandes logros. Su mecanización durante la década de 1940 la convirtió en la más moderna de américa del sur. Posteriormente, la modernización, derivó en la incorporación del tanque Argentino mediano, que nos permitió desarrollar no sólo una familia de blindados, sino una industria nacional con una cadena de proveedores en su mayor parte local.

La gran unidad blindada como sistema de armas combinado mantiene plena vigencia. El blindado sigue presente en casi todos los conflictos del siglo xxi. Sus cualidades básicas: la potencia de fuego, la protección y la movilidad son ahora complementadas por nuevas tecnologías que le proporcionarán adaptabilidad, conectividad y facilitarán su sostenimiento. El tanque podrá asumir nuevos roles o volver a desempeñar otros que tenía en sus inicios, pero siempre será necesario un elemento fuertemente acorazado y móvil dotado de armamento capaz de enfrentar otros blindados.

Continuaremos con las acciones de evolución orgánica de la fuerza para enfrentar las exigencias que nos depara el futuro. Esto significa la evolución de las organizaciones de caballería, la modernización de los vehículos de combate y también la incorporación de nuevos medios de exploración de alta tecnología, siempre de acuerdo con los planes de evolución orgánica y la realidad de nuestro país.

La modernización nos permitirá incrementar la calidad del material disponible. Es por ello que el proyecto TAM 2c se encuentra entre nuestras prioridades. Ya probó con éxito un prototipo. Los sistemas tecnológicos modernos exigen que el personal posea mayor capacitación, por lo que ya se instruyó a más de 100 cuadros en las nuevas tecnologías asociadas con esta versión del TAM.

Asimismo, el explorador de hoy debe ser capaz de usar sistemas de gestión de batalla, operar vehículos livianos todo terreno, radios sofisticadas y aeronaves no tripuladas para exploración. Debe poder operar en el campo de combate sin las formas tradicionales que supimos conocer.

Este día de la Caballería nos encuentra desplegados en todo el territorio; las unidades de caballería están trabajando activamente no sólo en sus asientos de paz, sino también desdoblando fracciones a muchos kilómetros de sus casas para que el apoyo del Ejército llegue hasta el último rincón de nuestra Patria.

Hoy no hay elemento de la caballería en reserva. Nuestros húsares, lanceros, coraceros, dragones, cazadores, blandengues y granaderos; nuestros tanquistas, muestran los valores que caracterizan a la caballería y al soldado argentino. Trabajan para paliar los efectos de la pandemia en los sectores más necesitados de nuestra sociedad; proporcionan su experiencia y conocimiento, su competencia en planeamiento y organización en los centros de operaciones de emergencia de nivel provincial y municipal. Los elementos de caballería usan su habilidad para mantener nuestros vehículos e instalaciones para reparar, preparar y alistar efectos e instalaciones puestos a disposición por los gobiernos de distinto nivel para ser usados como centros de salud.

¡Soldados de la Caballería argentina!, sigan trabajando así, con el entusiasmo y la actitud positiva que observo cada día. Los saludo hoy a todos en éste, su día. Cada uno de ustedes, soldados, suboficiales y oficiales, prestan un servicio indispensable en todos los rincones del país, en nuestra Antártida Argentina y en el exterior.

Un recuerdo especial a quienes entregaron su vida en el cumplimiento del deber, a los veteranos de guerra, al personal retirado y a los reservistas. Todos ellos sirven de ejemplo para cada uno de los integrantes del Ejército.

Quiero expresar mi más cálido y sincero agradecimiento a las familias, que los acompañan y contienen en esta singular vocación de servir a la Patria, en especial en este momento en el que muchos de sus hijos, padres y cónyuges están lejos de sus hogares para que otros puedan sobrellevar mejor la situación actual.

Por último, pedimos la protección de San Jorge para que los siga guiando en el cumplimiento de su labor diaria, en bien de nuestro Ejército y de la nación.

¡Somos el Ejército Argentino!

Firmado: General de Brigada Agustín Humberto Cejas, Jefe del Estado Mayor General del Ejército.