domingo 26 de enero de 2020

El ataque a Mónica Seles

El viernes 30 de abril de 1993, mientras se jugaban los cuartos de final del Abierto de Alemania. Se trataba de un escalón previo a Roland Garros y Monica Seles, la tenista que llevaba 178 semanas en el número 1 del mundo, le iba ganando a la búlgara Magdalena Maleeva.

Su victoria parecía un trámite sin contratiempos hasta que el partido se convirtió en un relato de terror: durante un descanso, Seles fue apuñalada en la espalda. Ante el desconcierto y el horror de los 7.000 espectadores presentes, la tenista se levantó, se llevó la mano al hombro, dio varios pasos y se desplomó en la arcilla.

En No basta con saber hablamos de este episodio y de cómo continuó la vida de la tenista: