viernes 15 de noviembre de 2019

Lado B: La desaparición de Madeleine McCann

Madelein McCann desapareció el 3 de mayo de 2007, mientras dormía en una habitación del hotel de Praia da Luz (Portugal).  Pasaron casi 12 años desde esa noche y ahora Netflix lanzó una serie-documental de 8 capítulos en la que repasa los hechos y postula la hipótesis de que la nena de 3 años habría sido secuestrada por una red de tráfico de personas y que aún estaría viva.

La producción se basa en la teoría de Julián Peribanez, el detective privado que fue contratado por Gerry y Kate McCann, los padres de Madeleine, y presenta entrevistas con investigadores, periodistas y figuras clave del caso.

Otro de los puntos que analizan es la cobertura mediática sin precedentes y cómo y por qué el público dictó su propia sentencia.

El mundo ha asumido que murió accidentalmente (la teoría más extendida es que sus padres le administraron un somnífero y se pasaron con la dosis). El documental desmonta esta hipótesis popular punto por punto.

La desaparición de Madeleine McCann se vale de recursos narrativos de thriller  y plantea cómo los traumas colectivos pueden influir en nuestra percepción: muchos británicos sospecharon del vecino que se ofreció a ayudar a los McCann como traductor porque en 2002 dos niñas desaparecieron en Reino Unido y Kevin Huntley, el barrendero de su colegio que lideró la búsqueda y se erigió como un héroe local, acabó resultando ser su asesino.

Kate y Gerry McCann siguen buscando a su hija. Sus investigadores privados han descubierto que varios hombres merodearon por Praia da Luz pidiendo donaciones para orfanatos e interesándose por los niños que estaban ahí de vacaciones y que un depredador sexual entró en 28 casas del Algarve para meterse en la cama de niñas entre 2004 y 2010.