viernes 22 de noviembre de 2019

Un incendio destruyó el Museo Nacional de Brasil

El fuego de grandes proporciones devoró en la noche de ayer al Museo Nacional de Río de Janeiro, considerado uno de los mayores de su tipo en América Latina. El presidente Michel Temer dijo que se perdieron «doscientos años de conocimiento».

A cualquier desastre o accidente le siguen las preguntas de si se pudo haber evitado y qué lo provocó, lo cierto es que el edificio quedó en ruinas y se perdió una de las colecciones de antropología e historia natural más grandes de la región.

El siniestro se inició hacia las 19.30, hora local (22.30 GMT), por causas por el momento desconocidas, cuando ya había cerrado las puertas al público, por lo que no fueron reportadas víctimas.

Fundado en 1818 y creado por el rey Juan VI, el Museo Nacional es uno de las más antiguos e importantes de Brasil y cuenta con más de 20 millones de valiosas piezas.

Imágenes difundidas por medios locales muestran que el incendio afectó a casi la totalidad edificio, donde se albergaban más de 20 millones de piezas de diferentes períodos de la historia de Brasil y del mundo.

Los primeros testimonios de quienes trabajaban en el museo -el más grande y antiguo del país- apuntan a que más de un empleado ya había expresado su preocupación por la falta de fondos y el ruinoso estado de las instalaciones. Por su parte, el ministro de cultura brasileño, Sergio Sa Leitão, describió el desastre como «una tragedia inconmensurable que podía haberse evitado».