lunes 16 de diciembre de 2019

¿QUÉ ESTAMOS COMIENDO?

Las góndolas de los supermercados rebasan de productos que muchas veces no sabemos de qué están hechos. Rótulos ilegibles, palabras indescifrables, porcentajes que no entendemos a qué se refieren.

Al mismo tiempo, entidades y organismos de la salud alertan sobre el aumento del sobrepeso y la obesidad, problemáticas asociadas al riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes, en niños, jóvenes y adultos.

Desconocemos de qué están hechos los alimentos industrializados. Esta situación demanda con urgencia políticas públicas que avancen hacia una alimentación más saludable. En esta complejidad, resulta fundamental regular la producción, comercialización y consumo de alimentos, muy vinculada con grandes intereses económicos.

En este sentido, el correcto etiquetado de alimentos es una manera de que como consumidores sepamos qué estamos comprando y comiendo. Un derecho básico para nuestra salud.

La diputada nacional Graciela Cousinet de Libres del Sur presentó un proyecto de ley para el etiquetado de alimentos que incorpora en la información obligatoria, además del total de grasas, la discriminación del total de azúcares. A su vez, visibiliza una leyenda que advierte los riesgos para la salud a partir de su consumo. El proyecto también extiende la advertencia a todo tipo de publicidad del producto, priorizando aquella destinada a la población infantil.

La funcionaria, autora del proyecto, dio detalles del proyecto y habló sobre la poca educación alimentaria que tenemos los argentinos.