martes 31 de marzo de 2020

ONU: Enviado especial para Líbano teme por la capacidad creciente de las milicias

El enviado especial de la ONU para la implementación de la resolución 1559 para Líbano expresó preocupación este viernes por la presencia y capacidad de las milicias en ese país.

En declaraciones a la prensa tras su último informe al Consejo de Seguridad en una sesión cerrada, Terje Roed-Larsen explicó que desde la adopción del documento en 2004 se han logrado avances importantes entre los que destacó el retiro de las tropas sirias de Líbano y la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias en 2008 y 2009, respectivamente.

Roed-Larsen afirmó que la resolución ha tenido un impacto importante en la independencia política y la soberanía de Líbano; sin embargo, aclaró que algunas provisiones de la resolución no se han implementado y pueden erosionar camino recorrido.

El diplomático se refirió al vacío presidencial y a su efecto negativo para que el país tome decisiones y aseveró que la actual parálisis socava las instituciones que han demostrado ser efectivas para gobernar.

El enviado recordó que el principal punto de la resolución 1559 es el desarme y disolución de las milicias libanesas y no libanesas, un renglón en el que no se ha avanzado.

«Desde 2004, la presencia y actividades de las milicias no sólo continúan, sino que se han expandido. Su creciente capacidad militar es preocupante, representan una amenaza muy grande y peligrosa para la soberanía, estabilidad e independencia política de Líbano», advirtió.

Finalmente, Roed-Larsen informó que después de 12 años en ese cargo le había escrito al Secretario General para comunicarle su renuncia a partir del 31 de mayo. Jeffrey Feltman, responsable de Asuntos Políticos de la ONU, será su sucesor.