lunes 6 de julio de 2020
El A-68. Foto: John Sonntag-NASA

Investigan un lecho marino oculto bajo la Antártida

Un equipo de científicos encabezados por el British Antarctic Survey (BAS) comenzó esta semana la exploración del misterioso ecosistema marino bajo la plataforma de hielo antártico que salió a la luz hace seis meses, después de haber estado oculto por 120.000 años.

Esa masa enorme, llamada A-68, comenzó a trazar su salida de la plataforma Larsen C de la Antártida hace décadas, cuando una pequeña grieta surgió en la década de 1960. Durante muchos años, la brecha progresó lentamente hasta que en julio el iceberg se liberó.

Cuando el bloque se movió, reveló una extensión acuosa de más de 5.800 kilómetros cuadrados absolutamente desconocida, y ahora comienza la exploración sobre la vida que podría contener, antes de que la rápida transformación en el ecosistema antártico altere su existencia previa.

“No sabemos nada al respecto, ha sido cubierto por una plataforma de hielo de varios cientos de metros de espesor. Es importante llegar rápido antes de que el ambiente submarino cambie a medida que la luz del sol ingrese al agua y las nuevas especies comiencen a colonizar”, explicó la bióloga marina de BAS, Katrin Linse, y agregó: “Hemos formado un equipo con una amplia gama de habilidades científicas para que podamos recopilar la mayor cantidad de información posible en poco tiempo. Es muy emocionante”.

Durante la expedición, los investigadores recogerán animales del fondo marino, microbios, plancton, sedimentos y muestras de agua, y documentarán la evidencia de nuevos mamíferos marinos o aves que puedan haber migrado a las aguas expuestas.

El viaje se presenta como una oportunidad sin precedentes, ya que se ha descubierto un punto de observación que, una vez cerrado, podría tardar otros 100.000 años en volver a abrirse.

 

Con información de Gizmodo y Europa Press