jueves 22 de agosto de 2019

Tres campeones del Super Bowl le dicen que no a Trump

La tradición en los Estados Unidos marca que aquellos deportistas que sean campeones en las principales competencias profesionales, luego de conseguir el título visiten la Casa Blanca y sean recibidos por el presidente. Philadelphia Eagles se coronó el domingo pasado en el Super Bowl al vencer a los New England Patriots y el presidente Donald Trump ahora recibirá al plantel ganador. Sin embargo, hay tres jugadores que ya anunciaron que no estarán presentes: continúan las protestas contra el presidente.

Durante esta temporada se estableció una «guerra» entre jugadores de Fútbol Americano y Donald Trump. Como señal de protesta contra los episodios de violencia de la policía contra la comunidad negra, en distintos partidos comenzaron a arrodillarse en los himnos. Fue tal el impacto que el presidente comenzó a pedir sanciones para ellos. Llegó a instar a los dueños de los equipos a que despidieran a aquellos que lo hacían.

«Ellos (en referencia a la administración Trump) dicen que es una protesta al Himno. Nosotros no estamos protestando contra el Himno. Estamos protestando durante el Himno, en contra de la discriminación. Estamos muy informados sobre lo que ocurre y tratamos de educarnos. Ves a Trump tuitear algo y no sabés qué pensar», explicó Torrey Smith, uno de los receptores más importantes que tiene Philadelphia.

Fue quien más argumentos dio para rechazar la invitación del presidente de los Estados Unidos. Los otros dos jugadores que ya anunciaron que no irán son Malcolm Jenkins y Chris Long. El primero es el capitán de la defensa. El segundo es uno de los más veteranos del equipo.

«Personalmente, no asistiré a esa cita», señaló Jenkins, uno de los más activistas y abiertamente opositor de Trump. Forma parte de un grupo de jugadores que constantemente se reúnen con los dueños de las franquicias y líderes sociales para tratar de combatir y erradicar la discriminación racial en el deporte.

Chris Long es otro que rechazó la invitación. Lo hizo desde antes de que se jugara la final, y es la segunda vez consecutiva que lo hace. El defensor jugó el año pasado (y ganó) con los Patriots. No fue a la Casa Blanca. Tampoco lo hará en este 2018. «No, no iré. ¿Estás bromeando?», contestó cuando fue consultado.

Hay otro jugador que todavía no confirmó su presencia, pero probablemente no lo haga. Se trata del corredor LeGarrette Blount, quien también fue campeón el año pasado en los Patriots y rechazó la visita a la Casa Blanca. «No me siento bienvenido», dijo el año pasado. En este 2018, tampoco lo esperan.

Fuente: La Nación