viernes 5 de marzo de 2021

Corea del Norte no cambiará su política nuclear

El régimen de Corea del Norte volvió a desafiar a las potencias mundiales y a la ONU al sostener que, pese a las duras sanciones que se le vienen aplicando, continuará desarrollando “sin ningún cambio” su política armamentística en el futuro, como una potencia nuclear “invencible” y “responsable”.

“No esperen ningún cambio en su política. Su entidad como un poder invencible no puede ser socavada ni eliminada”, asegura un documento del gobierno norcoreano difundido por la agencia estatal de noticias KCNA. Inclusive califica al país como “un innegable nuevo estado estratégico de poder nuclear”.

El informe, titulado “Ninguna fuerza puede prevalecer sobre la independencia y la justicia”, enumera con detalle el exitoso desarrollo armamentístico llevado a cabo el año pasado por el régimen de Pyongyang, que incluye un misil balístico intercontinental con capacidad para alcanzar territorio estadounidense.

BJ1-L3qbz_720x0

Corea del Norte ha realizado 16 pruebas de misiles en 2017, además de su sexto y más poderoso ensayo nuclear hasta el momento, realizado el 3 de septiembre.

A finales de noviembre, Pyongyang lanzó su misil balístico intercontinental (ICBM) más avanzado hasta la fecha, y que según el régimen es capaz de portar una cabeza atómica grande y de alcanzar el territorio de EE.UU. El avance armamentístico, afirmó en ese momento, refleja “su tremendo poder como potencia militar de primer orden mundial”.

“La RPDC (República Popular Democrática de Corea, nombre oficial del país), como un estado nuclear responsable, liderará su historia hacía la independencia y la justicia, resistiendo todas las tempestades en este planeta”, apunta el documento publicado.

Vista del lanzamiento del nuevo misil intercontinental, un modelo más grande y mejor diseñado que subraya los avances armamentísticos del régimen norcoreano. (EFE)
Vista del lanzamiento del nuevo misil intercontinental, un modelo más grande y mejor diseñado que subraya los avances armamentísticos del régimen norcoreano. (EFE)

El régimen de Kim Jong-un insiste en su derecho a contar con armamento nuclear, lo que desde su óptica supone “el único camino” para frustrar “los intentos de lograr la hegemonía mundial” de Washington y de “imponer su política de América Primero”.

En respuesta al último lanzamiento de Pyongyang, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el pasado 22 de diciembre una nueva batería de sanciones con las que se pretende intensificar aún más el aislamiento del país asiático, secar todas sus vías de financiación y forzarle a sentarse en la mesa de negociaciones.

Las últimas medidas prohíben a los países miembros del Consejo de Seguridad el comercio de barco a barco con Corea del Norte. Estipula que debe restringirse aún más el envío derivados del petróleo como la nafta, el diesel o el crudo pesado. En lugar de los dos millones de barriles anuales que inicialmente se iban a permitir a partir del 1 de enero de 2018, ahora sólo se podrán hacer llegar a Corea del Norte 500.000 barriles al año de esos derivados.

Si bien las sanciones cuentan con el voto positivo de Rusia y China, dos históricos aliados de Norcorea, Washington deslizó sospechas de que ambos países podrían estar eludiendo las medidas de la ONU. Inclusive el jueves pasado el presidente estadounidense Donald Trump acusó a Beijín de violar el acuerdo y estar suministrando crudo a Pyongyan a través de barcos en alta mar.

El ministerio chino de Asuntos Exteriores aseguró que está cumpliendo con las restricciones comerciales, y que actuará contra el suministro de crudo a Corea del Norte en el mar.

Fuente: Clarín