lunes 24 de febrero de 2020

Somos campeones otra vez

El seleccionado argentino masculino de voleibol Sub-23 se consagró hoy campeón del mundo tras imponerse en la final por 4-2 ante Rusia y así logró la primera conquista grande para este deporte luego de tres finales perdidas en juveniles. Ganó con parciales de 15-10, 15-11 y 16-14, 14-16, 13-15 y 15-9.

El equipo dirigido por Camilo Soto se alzó con una conquista que le había sido esquiva en tres oportunidades. El voleibol argentino, en sus distintas categorías, había sufrido derrotas en citas mundiales: el Sub-21 cayó ante Rusia 3-2 (Brasil 2011), también el Sub-21 frente a Rusia 3-2 pero en México 2015, y el Sub-19 con Polonia, en Argentina 2015.

La campaña de estos chicos, de gran experiencia en la Liga Argentina, incluyó un primer lugar en el Grupo B con cuatro victorias (4-2 con Irán, 4-0 ante Argelia, 4-2 contra Turquía y 4-0 frente a Rusia) y una derrota (3-4 con Rusia).

Luego, en las semifinales se impuso con autoridad por 4-1 contra Cuba y después tuvo que sufrir para vencer en esta final a Rusia por 4-2.

Esta fue la tercera realización de este torneo que la Federación Internacional de Voleibol (FIVB) introdujo para potenciar a las futuras promesas del deporte. Luego del séptimo lugar en Uberlandia 2013 y el sexto en Dubai 2015, llegó el gran festejo para el plantel albiceleste.