martes 17 de septiembre de 2019

ESE MALDITO HOMBRO

German Lauro, en lanzamiento de bala, no alcanzó la marca para clasificarse a la final (20,65m) y con sus registros quedó lejos de las 12 primeras posiciones (Fue 19º) en Río de Janeiro.

El lanzador argentino marcó 19,89m, 19,56m y 19,61m en sus tres intentos.

Lauro llegó a los Juegos arrastrando una lesión en el hombro. En Londres 2012, había alcanzado la final y terminó 6° con diploma olímpico.