jueves 22 de agosto de 2019

Estimularan la producción de autos eléctricos nacionales.

Con una baja de aranceles impulsarán la importación de autos eléctricos e híbridos.

Con la intención de sumar tecnología de punta que cuide el medio ambiente, mejorar la eficiencia del transporte particular y también del público de pasajeros, y alinearse al contexto que ya viven otros países, incluso de la región, el Gobierno prevé reducir significativamente los aranceles a la importación de autos híbridos y eléctricos.

La medida, que será anunciada por el Presidente (algunos especulan que será en la inauguración del Salón del Automóvil, el 9 de junio), beneficiará sólo a las empresas que produzcan en la Argentina. Quedarán excluidas de esta ventaja aquellos que actualmente son sólo importadores netos de vehículos.

La importación tendrá un cupo de 6000 unidades en tres años con posibilidad de prórroga dependiendo de cómo responda el mercado.

En la Argentina, este segmento es prácticamente inexistente. Toyota fue el primero. Trajo su modelo Prius (en latín significa «pionero») a fines de 2009 y hasta la actualidad sólo vendió 270 unidades. Lo más triste: es el líder del mercado en este rubro.

Es fácil saber porqué se vendieron hasta ahora tan pocos. El Prius -un auto híbrido, que a baja velocidad usa energía eléctrica, y a elevada utiliza su motor a nafta y con energía cinética carga su batería- cuesta hoy aquí 62.000 dólares. En Japón, Estados Unidos o Europa, ese sedán mediano puede comprarse por entre 25.000 y 30.000 dólares. Hace poco Renault anunció que traerá a fin de año su versión eléctrica de la Kangoo. Se espera también a la Nissan Leaf. Además de la Touareg híbrida no hay muchos más autos de este tipo o eléctricos, salvo por alguna Porsche Cayenne Hybrid difícil de hallar.