domingo 29 de marzo de 2020

Mujeres de Malvinas

En 1982 Silvia Barrera era Personal Civil del Ejército y trabajaba en el Hospital Militar Central 601. A dos semanas del inicio de la guerra de las Malvinas, prestó sus servicios voluntariamente como Instrumentadora Quirúrgica. Fue una de las seis «chicas de Malvinas».

El 7 de junio de 1982, a las seis de la mañana, seis mujeres uniformadas llegaron al Aeropuerto Jorge Newbery y subieron a un avión de línea que las llevó a Río Gallegos. Eran, además de Silvia, Susana Maza, María Marta Lemme, Norma Navarro, María Cecilia Ricchieri y María Angélica Sendes.

Fueron las mujeres que participaron en el conflicto del Atlántico Sur, ayudando a los heridos en combate a bordo del Rompehielos ARA “Almirante Irízar”, que funcionó como buque hospital. Pero el rol fundamental de ellas, además de la parte médica, era la contención afectiva a los soldados.

Silvia tenía en ese entonces 22 años y fue su padre, un suboficial retirado, quién más la alentó en la desición que había tomado.

Escuchá la nota completa aquí: