martes 21 de mayo de 2019

Impulsan un registro de datos de quienes vayan a recitales

Esta semana, el gobierno de la Provincia de Buenos Aires publicó en el Boletín Oficial el anuncio de la creación de un registro, en el cual los productores de los shows y festivales masivos deberán ingresar los datos personales de todos los asistentes a los eventos.

La norma cuenta con la firma del ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo.

A partir de esta resolución, los organizadores deberán pedirle a cada fan su nombre, número de documento, género, domicilio y una fotografía. Esta información será guardada en un registro, denominado Recoem, por al menos 60 días.

Una vez que la persona llegue al festival y pase los molinetes de la entrada, estos datos se contrastarán con los registros de antecedentes y otra información que posea el Estado.

Si bien se hace referencia a la Ley Nacional del Deporte y se designa a la Aprevide como órgano de aplicación, lo que daría la idea de que apunta al fútbol, el decreto habla de “espectáculos musicales, artísticos y de entretenimiento en general”, sin restringirlo solo a lo deportivo.

Las únicas excepciones a la norma son los recitales para menos de 5000 personas y los que cuenten con entrada gratuita. Los que se verían alcanzados por la reglamentación serán el Lollapalooza, Rock en Baradero, el Festival Nuestro o los shows que se realicen en Tecnópolis y el DirecTV Arena, entre otros.

Este requisito de producir credenciales identificatorias y mantener actualizadas bases de dato, podría provocar un aumento de los precios de las entradas, al menos en el caso de que los organizadores no absorban los costos.  A su vez, la exigencia de un carnet físico impediría continuar con el avance en la implementación de los e-tickets.