miércoles 22 de mayo de 2019

Vuelven los jugadores «prohibidos» de Europa

La decisión ya está tomada. Los jugadores argentinos que actúan en el exterior podrán volver a ser Pumas.

Esto ocurrirá no más allá del próximo Rugby Championship, aunque bien podría precipitarse tan pronto como en los próximos compromisos del seleccionado, los test matches ante Gales y Escocia en junio. Resta todavía pulir detalles, unos cruciales sobre cómo se producirá la reapertura, que sería restricta a un puñado de jugadores, y otros accesorios, como la formalización por parte del flamante Consejo Directivo de la Unión Argentina de Rugby (UAR), que se da por descontada dado el consenso general que reina al respecto.

«Es una de las medidas que voy a impulsar en mi gestión», confirmó el sanjuanino Marcelo Rodríguez , que hoy será electo presidente de la UAR al frente de una lista única. «Es algo que luego tendrá que discutirse y aprobarse a través del Consejo, pero tengo la firme convicción de que en los Pumas tienen que jugar los mejores».

A partir del ingreso de la Argentina en el Súper Rugby en 2016, la UAR adoptó como política que los jugadores que no formaran parte de los Jaguares u otra franquicia del hemisferio sur no pudieran vestir la camiseta de los Pumas. La medida perseguía un doble propósito: tener un equipo competitivo en la NBA del rugby y fortalecer al seleccionado con un plantel estable, jugadores con un estilo de juego y un calendario afines durante toda la temporada.

Aunque todavía queda camino por recorrer hasta la aprobación final de la medida, ya hay algunos nombres dando vueltas. Juan Imhoff, Facundo Isa y Juan Figallo parecen números puestos. Más atrás aparecen Lucas Noguera Paz, Francisco Gómez Kodela, Ramiro Herrera y Marcelo Bosch. Dependerá de la fórmula que se utilice y de las necesidades que en cada momento tenga el seleccionado.