sábado 22 de septiembre de 2018

San Lorenzo ganó en el primer partido del verano

San Lorenzo debutó con el pie derecho en Mar del Plata y le ganó por 3-1 a Defensa y Justicia en el primer amistoso veraniego. Nicolás Reniero y Alexis Castro marcaron los goles del Ciclón, mientras que Márquez hizo el del descuento del equipo de Vojvoda, que arrancó bien y terminó sufriendo.

Amén de que jueguen titulares o suplentes, difícilmente este San Lorenzo vaya a ser un equipo vistoso, que apueste a la tenencia, que busque con paciencia el espacio vacío, pero seguramente sí va a ser uno que le imprima verticalidad y ritmo a los partidos. Como lo hizo este jueves en Mar del Plata, donde, aun superado desde lo futbolístico, supo imponerse haciendo del contragolpe un buen amigo.

Lo de Defensa y Justicia, en cambio, fue más trabajoso. Al igual que en el campeonato, intentó jugar con la pelota al piso, sin pelotazos, buscando el hueco que permitiera meter el pase filtrado. Y le salió bien hasta que San Lorenzo llegó al gol y lo nubló. El responsable de esa decadencia en el juego del Halcón fue Nicolás Reniero, el delantero que Biaggio incluyó en lugar de Blandi y que le devolvió la confianza marcando dos de los tres goles: el primero tras una asistencia del autor de la volea del 3-0, Alexis Castro, y el segundo luego de que el arquero Unsain le ahogara el grito a Botta, el otro que hizo un gran partido.

En ellos dos se justificó el triunfo de San Lorenzo, que tuvo, además, a Romagnoli y al ya mencionado Castro en buen nivel. Lástima que el Pipi haya salido temprano, cuando apenas iban 14′ del segundo tiempo: Biaggio prefirió sacarlo y así evitar que se sobrecargue en el primer amistoso de verano. 

¿Qué habría sido del Halcón si no se hubiera caído? Difícil saberlo. Si bien tuvo pasajes de buen juego colectivo, como los primeros 25′ de partido, luego mostró falencias defensivas y algunos errores que en el campeonato pueden costarle muy caro. El descuento del Cuqui Márquez, a 15′ del final y con el encuentro absolutamente definido, le puso el cierre a un debut negativo para el equipo de Vojvoda, al que un Ciclón de verano se lo llevó puesto.